¿Sabemos cómo cuidar a un caballo

Todos los animales conllevan un gran cuidado y entrega, además de mucho espacio para vivir si se trata de caballos, además de grandes cantidades de comida y ejercicio cada día para poder mantenerse en forma.

Los caballos necesitan descansar

Durante todo el año, un caballo necesita dónde descansar y también en donde refugiarse. Este debe ser un sitio como un establo de caballos, un granero, una cuadra, entre muchos otros. Quizás sea suficiente con un lugar donde tenga espacio suficiente tanto para él, como para su cama, pues de otra manera le será imposible descansar cómodamente.

Comedero y el bebedero limpios

Será suficiente si los limpiamos al menos un par de veces a la semana con el fin de quitarle los restos de comida que puedan haber, es más que suficiente.

Cambiar el material de la cama

Está limpieza se debe llevar a cabo al menos una vez a la semana. Además, se debe Ventilar el lugar y remover la cama, cosa que se hace fundamental,pues de otra manera se apelmaza y no se refresca un poco.

Recoger el estiércol

Es muy recomendable hacerlo en varias oportunidades al día, de no hacerlo, nuestro caballo podría terminar contrayendo alguna enfermedad. Otra cosa que también es recomendable, es pintar por lo menos una vez al año la caballeriza, pues la pintura desinfecta y además acaba con cualquier bacteria que pueda anidarse en ellas.

Con respecto a la comida de un caballo

Al igual que los cuidados, La comida, el agua y la sal son los alimentos esenciales para un caballo. Ahora veamos cuál es la cantidad necesaria para cada caso. La alimentación varía en cada caballo en función de diversos factores que comprenden su tamaño, peso, raza, edad e incluso su actividad física.

En líneas generales una dieta debe contener heno, pero además se le puede adicionar de vez en cuando grano, aunque siempre debe ser mayor la cantidad de heno, que puede ser césped, alfalfa o ambas. Se debe realizar una mezcla con los distintos tipos de heno, y ello es bueno para proporcionar al caballo una equilibrada dieta. El grano a darle puede ser avena o pienso dulce.

Con respecto al horario de sus comidas, este debe ser respetado, por lo que hay que efectuarlo siempre a la misma hora, evitando que sea antes o después de que el animal haya hecho ejercicio físico. Los caballos deben comer entre 2 y 3 veces al día, y todo dependerá de su tamaño, si es de un tamaño medio y tiene una actividad normal, lo ideal es que sea entre 9 y 10 kilos de comida al día, aproximadamente.

La bebida en un caballo

Los caballos, como es de esperarse necesitan beber grandes cantidades de agua durante el día. Requieren entre 25 y 55 litros de agua por día, aunque también depende de su tamaño, peso, actividad que realizan y el lugar en donde se encuentran. De modo que el agua forma parte de los cuidados básicos que se hacen imprescindibles para nuestro caballo por lo que debe estar siempre limpia y fresca, sobre todo en épocas de mayor calor.