Montar a caballo requiere el cumplimiento de ciertos detalles, sobre todo si se trata de tu primera vez

Y es que esas primeras veces siempre se encuentran inmersas en dos características relevantes que se hacen comunes: son conservadas de manera memorable en nuestro recuerdo y además, suelen no salir de lo mejor. Si el caso es montar a caballo, entonces el primer consejo debería enfocarse hacia el conocimiento de diversas nociones que resultan básicas, que pueden ser adquiridas en una escuela o en una hípica a manos de algún experto en la materia.

Otro de los aspectos importantes que se deben considerar es tener conocimientos de como tratar al caballo,ya que siempre debe hacerse con suavidad, pues nuestros movimientos resultarán claves para poder conciliar con el animal. Si hacemos presente tanto el miedo como el nerviosismo, estos podrían jugarnos una mala pasada, por lo que es de gran importancia que estemos relajados al momento de subir al caballo.

Del mismo modo, se debe considerar que el animal podría presentar reacciones un tanto inesperadas. Es así, como debemos estar atentos con la idea de prevenirlas y sin miedo a caernos ya que la arena se encargara de amortiguar nuestro golpe, cosa que es normal durante las primeras sesiones de iniciación.

¿Qué debemos usar al momento de montar?

Botas de equitación: hacer uso de unas buenas botas de hípicas, se convierte en un elemento realmente imprescindible al momento de montar a caballo. La recomendación es, de acuerdo a los expertos, iniciarse con unas botas largas de equitación, ya que con ellas se puede recibir una correcta protección en las pantorrillas ante los roces, evitado el contacto directo con el caballo. En tal sentido, se hace importante que las botas sean de cuña alta, y lleguen hasta las rodillas, pero también que sean de un material resistente y cómodo como el cuero.

Usar un Polo: posiblemente no tenemos idea de que ropa ponernos al momento de ir a montar a caballo, pero un polo siempre resulta una excelente opción. Este podría acompañarse de otras prendas, como por ejemplo las chaquetas y los chalecos, ellos nos permiten acoplarnos al caballo con bastante soltura y comodidad.

Un elemento de seguridad que no puede faltar es el chaleco: si bien no se trata de un elemento obligatorio, este es aconsejable para montar a caballo por primera vez, más aún si se trata de niños que se inician en esta experiencia de la equitación. El chaleco funciona como una buena medida de protección para la columna vertebral y también para las costillas, en caso de sufrir una caída o en una mala postura.

Siendo una actividad deportiva que implica grandes riesgos, se debe contar con una buena montura, un casco adecuado y por supuesto, unos guantes. Una buena montura nos permite montar a caballo con facilidad ofreciéndonos el máximo confort, tanto para quien monta, como para el animal.

En el caso del casco, dentro de la hípica este es obligatorio ya que protege nuestra parte más sensible de ocasionarse una caída o un golpe, previniendo accidentes muy peligrosos para cada jinete.