Le debemos la historia a los caballos

Incluso para quien solo se aboca a estudiar un master en administración resulta sencillo comprender por qué el caballo es considerado el animal que ha sido más relevante en la historia de la humanidad. Y es que desde la agricultura pasando por la guerra y el transporte, han sido los caballos quienes nos han acompañado simplemente desde que tenemos memoria hace miles de años. Por lo que es de presumir que de no contar con ellos, nuestra historia como ‘Homo sapiens’ no sería la misma.

En nuestra vida, la ficción y la historia se entrelazan para traernos de manera inmortalizada la figura del caballo en personajes como Bucéfalo, Sombragrís, Rocinante, Ártax o Babieca. Más allá de ellos, la importancia que reviste dicho animal en la mitología es lo que alcanza a explicarnos el papel crucial que ha llegado a jugar durante los albores de la civilización humana. Paso de la simple agricultura a la complicada guerra, pero sin dejar de ser transporte. 

El caballo era un animal salvaje que vivió un proceso de domesticación en la estepa póntica hace alrededor de  unos 5.500 años, lo cual pasa a ser uno de los mayores puntos de inflexión en la historia de la humanidad, y eso que tales ejemplares no llegaron conjuntamente con nosotros en la evolución, con lo cual el primer animal que acudió a la domesticación fue el perro, pues se estima que fue hace unos 15.000 años. A ellos le siguieron los animales de consumo como las ovejas, y más tarde los de carga como los burros.

El caballo y las guerras 

Alrededor de 5.000 años fue que hizo su aparición el caballo doméstico, pero no fue sino hasta hace alrededor de 4.000 años que logramos aprender a montarlo. Hasta ese momento sólo había sido otra bestia más, de la que podíamos era de un tamaño muy grande como para capturarla y controlarla. De manera que, con este animal, más rápido y fuerte, fue que se dio inicio a una revolución que ha sido  sólo comparable con la llegada del sedentarismo, la invención de la rueda o el dominio del fuego.

Y es que las aplicaciones del caballo han sido sumamente importantes y pueden ser ordenadas de acuerdo a su importancia, de manera que se puede ubicar en tercer la agricultura para lo que el caballo se mostraba mucho más grande y más fuerte, frente a otros animales que ya habían sido utilizados para esa función desde el momento en el que se inventó la ganadería. De esta manera los conocidos caballos de granja alcanzaron gran incidencia en la productividad de la agricultura, sobre todo si se trata de finales de la Edad Media. 

El segundo lugar se encuentra ocupado por el transporte, ya que con los caballos, es que el ser humano pudo viajar por primera vez más allá de su velocidad muy por encima de su velocidad habitual, llevando su cultura, genera y hasta sus germenes hacia otras áreas de la geografía. 

Finalmente y en primer lugar, se ubica la guerra como ese rol fundamental con el cual el caballo hizo que la historia de la humanidad cambiara de forma rotunda. Y es que nos resulta bastante irónico que este animal que nació en los asentamientos que tuvieron su origen en el sedentarismo, fue aprovechado por los nómadas para este fin. De ellos, los Hunos, los frigios y también los mongoles se encargaron de dominar la monta de acuerdo a la selección artificial de la domesticación lo cual incrementó el tamaño de los corceles.