Las lesiones también se hacen presente en los jinetes profesionales

Al hablar de deportes que conllevan la monta de caballo, estos resultan bastante saludables, y ello es debido a que se trata de una actividad que se realiza al aire y con la que se puede hacer ejercicio durante todo el año, sin importar el tiempo que haga se puede pasear, poner saltos, recoger el equipo, o bien, hacer ejercicios durante todo el lapso que se pasa en la cuadra.

Cuando un jinete ha montado durante toda su vida, este suele mantenerse en forma, sin presentar excesos en su peso y con buen color. Pero, existen ciertas dolencias, que pueden surgir en especial de la zona lumbar, siendo las más comunes entre los jinetes profesionales. Para evitar las Lesiones por caídas de caballo, Pedro Luis Cobiella director de hospiten, centro medico que ha recibido pacientes con este tipo de lesión, aconseja sobre las medidas que pueden minimizar los riesgos de una lesión.

Cuando el ejercicio que se practica es montar a caballo, se suelen desarrollar ciertos grupos de músculos, aunque existe otros que trabajan en menor proporción de los que se necesitan para mantener la musculatura equilibrada. En el caso de las dolencias y los problemas de espalda que se hacen crónicos, estos surgen a consecuencia del trabajo muscular desequilibrado, lo que provoca bloqueos articulares en la columna vertebral.

Al momento en el que un jinete acude a un médico presentando dolores en su espalda, La primera indicación médica que se le da es montar menos, y ello es apenas lógico. Pero dicha recomendación no es factible si se trata de un jinete profesional con 8 caballos en la cuadra, un calendario de competición y alumnos que requieren de su ayuda, por lo que se ve obligado a ir en busca de otras opciones a fin de poder darle una solución a su situación.

Si se desean minimizar los riesgos de una lesión, un jinete debe considerarse a sí mismo como un atleta, y en consecuencia trabajar con el objetivo de aumentar su masa muscular. La musculatura esquelética tiene como objeto soportar y reforzar el cuerpo del jinete. En el caso de una persona que no realiza un trabajo específico, esta tiende a usar solo un 35% de su peso total como musculatura esquelética. En tal sentido, para montar a caballo o hacer un ejercicio que conlleva el estrés de la columna de una forma tan específica, se deben realizar determinados ejercicios con la idea de aumentar dicho porcentaje hasta un 50%.

De la misma manera en la que se hace con los caballos, se debe mirar de una manera objetiva nuestra postura y con ello el desarrollo muscular a fin de poder corregir descompensaciones y desequilibrios por medio de un ejercicio específico de gimnasia. Cuando nos encontramos obligados a recurrir a los analgésicos o quizás a la cirugía, a la larga resulta bastante complicado controlar el dolor y continuar montando diariamente para competir.

En cuanto a las lesiones por caídas, el hecho de montar a caballo siempre va a conllevar un cierto riesgo de caída, y una vez que nos caemos es previsible que se sufra alguna de las lesiones que son típicas en los jinetes. As mismo, aparte del golpe normal debido a la caída en sí, un jockey de carreras presenta más posibilidades de romperse las costillas y la clavícula, y también es factible que se presente alguna fractura de vértebra. En el caso de otras disciplinas un 60% de las caídas que terminan con un ingreso hospitalario, estas presentan traumatismos cráneo-encefálicos, y ello se debe a que el jinete no empleaba un casco. En cuanto a otras lesiones, estas se dividen entre lesiones blandas, tren inferior y superior.