La terapia asistida por caballos y sus beneficios

La terapia asistida por caballos es una tendencia relativamente nueva. En el 460 a. C., Hipócrates habló sobre el uso de caballos para resolver problemas de salud. Sin embargo, no se utilizó como método de rehabilitación antes de los años 60. Al montar a caballo, un paciente comienza a ejercitarse en partes de su cuerpo que nunca antes había activado. Esto mejora su equilibrio y movilidad y encuentra una respuesta comunicativa increíble en los paseos a caballo.

Los pacientes no tienen que viajar de forma tradicional. Pueden viajar de adelante hacia atrás, de pie o de otras formas. El ritmo de la marcha del caballo es similar al movimiento de la pelvis al caminar. Por eso la terapia asistida por caballos es un excelente tratamiento para personas con movilidad reducida.

La terapia asistida por equinos también es muy recomendable para personas con autismo, síndrome de Down, esclerosis, parálisis cerebral y afecciones similares, asegura Pedro Luis Cobiella Hospiten. Debemos tener en cuenta que esto debe considerarse como una terapia alternativa además de un tratamiento médico.

Terapia asistida por caballos

Existe una afinidad especial entre los animales y los humanos, y este es un hecho particularmente visible para los caballos. La comunicación no verbal entre un hombre y un caballo fortalece los lazos emocionales que se forman entre ellos. No se necesitan palabras para captar la misma frecuencia. Las emociones encuentran espacio para fluir y esta comunicación crea un amor y una comprensión indescriptibles entre los dos.

Ejercicio físico

Durante la terapia asistida por caballos, el paciente se ejercita y tiene la oportunidad de utilizar muchos músculos de su cuerpo. El equilibrio, la fuerza y ​​el talento son importantes. Además, el paciente siempre debe ir acompañado de una persona cuidadosa. Esta terapia beneficia el movimiento de las articulaciones y fortalece los músculos abdominales, también es bueno para la cadera, los músculos gemelos de la pantorrilla y los brazos. Es un excelente tratamiento para fortalecer la columna.

Otra ventaja es que la temperatura corporal de un caballo permite que el jinete se relaje. Todos estos beneficios sin duda nos impulsarán a conocer un poco más sobre esto. Por ello, es un deporte completo y muy recomendable.

Mejora la autoestima

Recibir terapia asistida por caballos también ayuda a que las personas con cualquier tipo de lesión se sientan útiles. Los animales no juzgan, ridiculizan ni critican a las personas. Tratan a las personas por igual sin discriminación. Saben agradecer una muestra de amor y cariño.

La terapia asistida por equinos actúa como catalizador de emociones más complejas. El amor y la comprensión que muestra un animal es más rico que el de los humanos. Esto es algo que cualquiera que viva con cualquier animal sabría.

Aumenta la capacidad de atención

Esta terapia aumenta la concentración y la atención, lo cual es muy valioso para las personas con TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad). El paciente se concentra en la relación con el caballo, que realza el concepto de espacio espacio-temporal y fomenta el pensamiento preoperatorio.

Es un buen tratamiento para todos los pacientes que padecen TDAH y especialmente para los niños. Es importante capacitarlos y aumentar su capacidad para controlar y mantener la atención. Además , sería conveniente beneficiarse de los efectos positivos de la terapia con la ayuda de un caballo durante su entrenamiento.